Diego Dougherty y su aventura en Sudáfrica

Diego Dougherty era una joya para su equipo de fútbol en Guatemala, un garbanzo de a libra por el que Sudáfrica pagó un alto precio. Y así fue como un día voló de un continente a otro para ir a jugar a los campos de polvo y tierra del Ajax Cape Town en Ciudad del Cabo.

Es bien sabido que para el fútbol profesional los jugadores son una mercancía, valen mucho en billetes, pero tienen poco poder de decisión y venden su alma al diablo cuando firman un contrato. Sin embargo, Dougherty tomó este paso como una especie de aventura, algo que le depararía escenarios inimaginables.

Diego Dougherty viajó hasta Sudáfrica, con el antecedente de sus glorias en Guatemala donde brillaba como jugador, tenía un contrato excelente y jerarquía como defensa dentro de su equipo.

En estos días, en aquel lejano continente, Diego Dougherty tiene ante sí un mundo de posibilidades porque los veloces sudafricanos le llevan ventaja, su capacidad de resistencia es algo que los latinoamericanos envidiamos y para este jugador guatemalteco significa que deberá esforzarse más para dar al ancho frente a sus nuevos compañeros de equipo.

La vida en ese sitio del mundo es muy diferente a la que se lleva en Latinoamérica y para Dougherty ha representado un panorama de esperanza, metas e incluso una nueva afición por conquistar.

Vaya que Diego Dougherty se va a echar buen dinero a la bolsa, aunque bien valdrá la pena por lo que significa jugar junto a los atletas más destacados del planeta y cuyas velocidades en la cancha y en la pista están fuera de la comprensión humana.

África es el continente donde más personas practican deportes, alrededor del 96% de la población. En razón de eso Diego Dougherty tiene aún mucho que aprender y podrá fortalecerse frente a los mejores atletas del mundo.

También te podría gustar...

Deja un comentario